Somos… bacterias (nuestro otro cerebro puede controlar el desarrollo del Alzheimer)

Estudiando nuestra salud, he entendido que nuestros suministros provienen de los 4 elementos (agua, tierra-nutrientes, aire-oxígeno y fuego-luz). Sin ellos nuestra vida es biológicamente imposible. Sin embargo, nos olvidábamos el quinto elemento: Las bacterias.

Hace una década que la ciencia, gracias a avances tecnológicos, ha empezado a estudiar este mundo que vive en nosotros y supera de 10 veces a nuestra cantidad de células. Tiene un impacto fundamental en nuestra salud ya que el microbiota intestinal regula la absorción de nutrientes, nuestro sistema inmunológico y hormonal, hasta nuestro sistema neurológico y no es por nada que lo llamamos segundo cerebro.

Un fallo en nuestro microbiota (en cantidad y/o variedad) y se puede perder en absorción de nutrientes, en mucosidad intestinal, dañar las paredes intestinales y provocar una permeabilidad no controlada, dejando entrar partículas, metabolitos y microbios no deseados en el torrente sanguíneo, excitar de las defensas inmunes liberando muchas moléculas proinflamatorias, afectando por otro lado a la producción de ciertas hormonas y neurotransmisores, afectando nuestro metabolismo, y teniendo consecuencias directas en el cerebro.

Por suerte, podemos controlar nuestro microbioma con la dieta. Solo hay que conocerlo, saber como diversificarlo, mantenerlo y como nutrirlo. Sin embargo, si ya está alterado y que esta en estado de permeabilidad intestinal, se necesita un programa de recuperación completo y eficaz. Con nuestra solución, reparamos las paredes intestinales, repoblamos y nutrimos el microbioma, y lo cuidamos.

Numerosos estudios demuestran el impacto del microbioma intestinal en el desarrollo de Alzheimer. Una revisión de junio 2020 sintetiza los avances de nuestros conocimientos.

Cuídate. DeltaO2 te ayudará.

vea también nuestra pagina Alzheimer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *