COMO SE PASA ?

Al interior el utilizador respira normalmente el oxígeno presurizado absorbido por la vía pulmonar hacia el torrente sanguíneo y se transporta a través del cuerpo por el aparato circulatorio. De esa manera, el utilizador recibe 15 veces más la cantidad de oxígeno comparando con respirar el aire a nivel del mar. El tratamiento se administra mientras el utilizador está acostado dentro de la cámara hiperbárica. Los 5 primeros minutos, sentirá en los oídos el cambio de presión (muy parecido a cuando está descendiendo en un avión). Un asistente lo dirigirá durante las primeras sesiones para ayudarle a aliviar esta sensación de oídos “tapados”. Cuando alcance la presión indicada, escuchará que se escapa el aire por la válvula de regulación de presión (1.3ATA) y no tendrá más molestia en los oídos. Una vez que empiece el tratamiento se colocan las gafas nasales o la mascarilla de oxígeno y se puede relajar respirando el oxígeno puro. Mientras, puede escuchar música, ver una película, leer o chatear, descansar o dormir hasta finalizada de la sesión. Cada tratamiento tiene una duración de aproximadamente 60 minutos. Al final del tratamiento, la presión se disminuirá gradualmente en la cámara (descompresión). Durante la descompresión, puede experimentar una sensación “crujiente” en sus oídos como resultado del cambio de presión. Esto es un ajuste normal para sus oídos (muy parecido a la sensación al alcanzar altitud en un avión).

Si por cualquier razón se quiere salir antes de terminar la sesión, la cámara hiperbárica dispone de una válvula de emergencia que reduce la presión en 30 segundos. Jamás se podrá abrir la cremallera antes de volver a 0 kilo pascal.