HIDRATACIÓN

Nuestro cuerpo está compuesto de 60% a más de 70% de agua. Son los líquidos corporales en el cual viven nuestras células y donde se hacen los intercambios entre las células y la sangre (o la linfa). La tenemos que renovar constantemente y es un hábito de vida diario.

Todas las actividades que realizamos a lo largo del día gastan agua de nuestro cuerpo y, por tanto, es necesario reponerla para mantener una buena hidratación. Según la Comisión Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el consumo recomendado de líquidos a partir de los 14 años debería ser de 2,5 litros al día para los hombres y de 2 litros en el caso de las mujeres.

En realidad, la cantidad de agua que tenemos que ingerir es función de nuestro peso, del clima y de la actividad física de cada uno.

El agua no sólo se aporta por lo que uno bebe, también por la comida (entre el 30 y el 20%). Las dietas ricas en frutas y verduras nos van a aportar muchísima más hidratación que la comida rápida.

Nuestra agua alcalina:

Descarga nuestro folleto

Consumir agua MONCHIQUE, nos asegura un pH óptimo del cuerpo y, en consecuencia, nos ayudará a prevenir enfermedades y gozar de una buena salud. El agua Monchique nos permitirá desacidificar el cuerpo, pero, además, tiene innumerables beneficios para la salud, entre los que se encuentran los siguientes:

Desintoxica nuestros órganos internos,

como el hígado o el colon, ayudándonos a regular nuestro proceso digestivo y a disminuir problemas de estreñimiento.

Hidrata nuestras células

y las mantiene sanas, aportando más oxígeno gracias a su pH alcalino y mejorando el sistema inmune.

Neutraliza la acidez del estómago

por lo que es un agua 1000 veces más eficaz que un agua neutra con un pH más bajo.

Favorece el tratamiento de las alergias

la mayor parte generadas por el exceso de acidez y ayuda a prevenir la diabetes.

En un agua rica en Silicio,

un elemento esencial para mantener los huesos y cartílagos, la piel, el cerebro y los vasos sanguíneos sanos

Previene contra el cáncer,

pues al mantener un nivel rico en oxígeno en nuestro organismo, dificulta el crecimiento de las células tumorales.

La naturaleza ofrece muy pocos manantiales naturales de aguas alcalinas. La mayoría de las aguas alcalinas que se comercializan se han tratado en procesos industriales o les han añadido minerales de forma artificial.

El agua Monchique proviene de uno de los escasos manantiales de agua alcalina que la naturaleza crea, situado en Portugal. Se trata de un agua con uno de los pH más altos del mercado pH9.5.

Hoy día, la comunidad científica se muestra conforme a la necesidad vital de incrementar los bicarbonatos en la sangre. Una cantidad insuficiente de bicarbonatos en la sangre reduce la capacidad del organismo de neutralizar y eliminar el exceso de ácido que produce nuestro cuerpo debido a la mala alimentación, sedentarismo, estrés, tabaco, alcohol, contaminación, principal causa del envejecimiento prematuro, del cansancio, de recuperaciones lentas, de muchas de las enfermedades que padecemos y de muchas lesiones en los deportistas.


Publicación científica:

Efectos antienvejecimiento in vivo de la suplementación con agua alcalina.

Donde muestran que el consumo diario de agua alcalina (con pH mínimo de 9) no solo equilibra los pH corporales pero reduce el crecimiento bacteriano no deseado, induce la remineralización ósea y así previene la osteoporosis, reduce la aparición de tumores y previene cánceres tanto como complementa los tratamientos. Esto se explica por su acción que ayuda a aumentar nuestras enzimas antioxidantes que vamos perdiendo con la edad y así controlar la oxidación del cuerpo y sus consecuencias sobre numerosas enfermedades crónicas y neurodegenerativas. También se manifiesta hasta en los telómeros (terminación de los cromosomas del ADN, marcadores de un envejecimiento sano o no). El agua alcalina aumenta la concentración de telomerasa, enzima implicada en el alargamiento de los telómeros que disminuye en pH ácido.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
es_ESEspañol