¿Medicina hiperbárica o no?

Las cámaras hiperbáricas MACY PAN de nuestro Centro DeltaO2, como herramienta de bienestar no médico.

Hasta ahora en Europa las cámaras hiperbáricas están conocidas como aparato sanitario de uso médico en clínicas y hospitales. Sin embargo, estos aparatos, para alcanzar este uso necesitan respetar unas normativas internacionales y nacionales que se definen tanto por su nivel de presión como por su concentración en oxígeno. La comparación es tan simple como la diferencia entre tomar medicamentos fabricados por laboratorios farmacéuticos, y tomar miel fabricado por el apicultor de la región cuyos beneficios hacia la salud son científicamente aprobados para ambos, solo que en el primero, si no se respeta las dosis y frecuencias, pueden convertirse en peligro por el organismo. Todo es cuestión de dosis y método de suministro.

Por las cámaras hiperbáricas es igual. Y por eso se han elaborado normas en las cuales entran los aparatos sanitarios.

La Sociedad Española de Medicina Hiperbárica se refiere a la Undersea and Hyperbaric Medical Society (UHMS) por definir con precisión el campo de intervención de la Medicina hiperbárica. Sin embargo, la UHMS define también la medicina hiperbárica de la siguiente manera:

“Para propósitos clínicos, la presión debe ser igual o superior a 1.4 ATA mientras se respira cerca del 100% de oxígeno. La Farmacopea de los Estados Unidos (USP) y la Asociación de Gas Comprimido (CGA) Grado A especifican que el oxígeno de grado médico no debe ser inferior al 99,0% en volumen, y la Asociación Nacional de Protección contra Incendios especifica el oxígeno de grado médico de la USP.” https://www.uhms.org/images/indications/UHMS_HBO2_Indications_13th_Ed._Front_Matter__References.pdf

Recordamos que nuestras cámaras portátiles MACY PAN alcanzan una presión máxima de 1.3ATA y si las RIGIDAS alcanzan una presión de 1.5ATA, tampoco entran en las condiciones porque el concentrador de oxigeno no permite sobrepasar el 97% de oxígeno.

El campo de intervención de las cámaras hiperbáricas sanitarias es el siguiente:

Cuando promocionamos la venta de nuestras cámaras hiperbáricas MACY PAN, nunca hablamos de estas patologías y con razón, no están capaces de curar ninguna. Siempre confirmamos que no hacemos medicina, que no curamos, pero mejoramos la calidad de vida tanto para la gente sana, por ejemplo, deportista, como para la gente afectada, para quien nuestras cámaras hiperbáricas son un apoyo al igual que hacer actividades físicas o comer sano… Lo que no tiene nada que ver con la medicina pero simplemente como habito saludable.

La Sociedad Española de Medicina Hiperbárica también se refiere al organismo European Committee for Hyperbaric Medicine que define la medicina hiperbárica estando más estrictos aún que la UHMS como superior a 2ATA.

El COMITE COORDINADOR DE CENTROS DE MEDICINA HIPERBÁRICA (CCCMH) en España, Co-fundador del European Committee for Hyperbaric Medicine precisa que la cámara hiperbárica:

“Es un dispositivo hermético y presurizable, rígido o flexible, de materiales diversos, dimensiones y forma variables, capaz de mantener una presión varias veces superior a la atmosférica permitiendo condiciones de habitabilidad y confort para ser ocupada por personas sanas o enfermas.”

Lo que permite un uso no terapéutico fuera del campo sanitario.

Sin embargo, el CCCMH precisa:

 “La norma europea UNE-EN14931 define las cámaras hiperbáricas como utensilios sanitarios sometidos a una marca EC específica, con independencia de la marca que le corresponde como recipiente de presión. Su utilización en Medicina requiere además la autorización de la Dirección general de recursos sanitarios o institución acreditadora correspondiente en el área de utilización.”

Nuestras cámaras hiperbáricas MACY PAN no corresponden en ningún momento a lo que comenta esa norma. Con razón, no es una cámara hiperbárica de tipo sanitario.

Las capsulas de las cámaras portátiles son hechas de un polímero sanitario que no libera partículas volátiles toxicas como cualquier plástico y garantiza al utilizador una calidad excepcional del aire de la capsula. El concentrador de oxígeno en si mismo no se puede considerar sanitario porque no permite alcanzar el 99 % de oxígeno mínimo. Sin embargo, este concentrador dispone de la certificación sanitaria ISO13485.