Día Internacional de la Madre Tierra.

El 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra.

Hace unas décadas, por primera vez en la historia del planeta, los seres humanos contaminaron significativamente el aire, el agua y la tierra… nuestras fuentes de vida.

Conscientemente, todos comemos y bebemos (lo que no quiere decir que nos alimentemos o hidratemos). Pero, inconscientemente, respiramos y, del mismo modo, eso no significa que nos oxigenemos: nuestro cuerpo aún no se ha adaptado a ello y nuestros hábitos de vida, bastante artificiales, lo empeoran. Sin saberlo, ponemos a nuestro cuerpo en un estado de inflamación crónica, o inflamación silenciosa como dicen otros, y aumentamos constantemente su oxidación. Ambas condiciones están en la raíz de las dolencias que conducen a muchas enfermedades crónicas.

EL AIRE…

Con el aumento de los contaminantes atmosféricos, muchos alvéolos pulmonares se obstruyen y reducen la capacidad de intercambio OXÍGENO/CO2. En España, según estimaciones de la Escuela Nacional de Sanidad, la contaminación ha causado la muerte de 93.000 personas en una década. Los estudios demuestran que en la edad adulta perdemos entre un 30 y un 50% de nuestra capacidad pulmonar (y aún más con el tabaco). Además, un estudio publicado en enero de 2021 muestra que la exposición a niveles más altos de contaminantes atmosféricos en la infancia puede afectar al desarrollo de la función pulmonar de los niños hasta la adolescencia. El Dr. Qi Zhao, investigador principal del estudio, sugiere que las consecuencias pueden durar toda la vida.

Por eso recomendamos que la oxigenación hiperbárica a baja presión forme parte de su estilo de vida en la prevención de muchas enfermedades, ya que compensa la reducción de la capacidad pulmonar, por no mencionar los demás beneficios.

EL AGUA…

El agua que bebemos ya sea mineral o del grifo, sigue procediendo del ciclo natural que todos conocemos. Al haber contaminado la tierra y el aire, hemos contaminado el agua que camina por el suelo y se evapora en el aire. Es el agua misma que llena nuestras frutas y verduras, que nuestras vacas o pescados absorben… una transmisión en cadena que llega a nuestras células. Muchas aguas minerales son tratadas químicamente para neutralizar los contaminantes y las bacterias. El agua del grifo está cargada de metales pesados y productos químicos.

Ten mucho cuidado con el agua que consumes, ya que acaba fuera y dentro de tus células. Bebemos agua para eliminar los desechos celulares, y no para entregar más componentes indeseados.

LA TIERRA…

Los sustratos subterráneos que alimentan los vegetales que comemos y que alimentan a los animales que comemos están contaminados, así como el aire y el agua. Esto afecta a la calidad y la cantidad del contenido de nutrientes esenciales de nuestros alimentos que necesitan nuestras células y el organismo en su conjunto.

El plan parece dramático y llevará tiempo revertirlo. Mientras tanto, podemos limitar los trastornos diarios del organismo eligiendo las soluciones más adecuadas para limitar la ingesta de contaminantes y asimilar las defensas contra los daños de estos contaminantes.

Esta es la misión de DELTAO2.

¿POR QUÉ NO INFORMAN PARA SANARNOS?

¿Cuándo se le ha explicado a la población que cada uno tiene la capacidad de reforzar naturalmente su sistema inmunológico en pocos días para los más pequeños o en pocas semanas los adultos?

Nuestro sistema de salud y seguridad social, de los mejores del mundo, nos ha llevado a un gordo problema. La gente disfruta ciegamente del servicio y se ha olvidado actuar con prevención. De hecho, los médicos desbordados ni tienen tiempo de aconsejar y ayudar a prevenir más que curar.

Existen muchos profesionales de salud que hablen de prevención, como nutricionistas, naturópatas, fitoterapeutas, que podrían realizar un inmenso trabajo de información y prevención al público y a la vez aligerar el trabajo de los médicos y sanitarios que están en el frente. Pero el público debe escuchar y confiar en estos especialistas, y sobre todo saber elegir sus lecturas, leer y aprender. Y más que todo ACTUAR.

¿Por qué no decirle a la gente que nuestro estilo de vida nos lleva a perder los equilibrios saludables de nuestro organismo (bacteriano, redox, pH, pro/antiinflam., O2…)?

La contaminación del aire, de la tierra y de nuestro cuerpo dificulta el suministro del oxígeno y de los nutrientes en cada una de nuestras células. Tenemos que levantar todos los obstáculos.

Por otro lado, el estrés y el miedo son inmunosupresores y generan, más que nada enfermedad, debilidad, ansiedad y sufrimiento mentales y físicos.

¿Por qué no hablar de la importancia de la calidad de nuestros pensamientos y de la conexión entre la mente y el cuerpo; de la fortaleza del amor y la compañía, que curan mucho más que el aislamiento y la desconfianza?

Olvidar de comer por comer, pero nutrirse:

¿Por qué no contar que comer productos industriales, procesados y refinados, es lo primero que destruye nuestras defensas inmunes? Por lo tanto, frutas y verduras crudas, locales y de temporada son la mejor manera de acumular rápidamente probióticos, reservas en vitaminas y minerales necesarias para la inmunidad, de restablecer el equilibrio de los pH del cuerpo, de luchar contra los radicales libres…

Que la eficacia de nuestro sistema inmunológico depende estrechamente de la calidad de nuestra flora intestinal y, por lo tanto, de la diversidad y calidad de lo que comemos. Nuestro mundo bacteriano interno trabaja constantemente para nosotros y debemos aprender a cuidarlo.

Olvidar de respirar por respirar, pero oxigenarse:

¿Por qué no hablar del bienestar inmediato que nos da caminar o estar en la naturaleza, fuera de toda contaminación, y para cargarse de bacterias beneficiosas tocando la tierra, las plantas, nadando en el mar?

¿Por qué no practicas ejercicios de respiración para reaprender a optimizar el suministro de oxígeno?

¿Sabías que la oxigenoterapia hiperbárica vuelve a dar a tus células el oxígeno que le hacía falta? Pero que también ayuda a la regeneración del organismo, al control de la inflamación y de los radicales libres.

Olvidar de beber por beber, pero hidratarse:

Deja de lado todas las bebidas (gaseosas, alcohol, tés y cafés) que te deshidratan más que te hidratan, tanto como lo puede hacer el agua mineral tomando la cantidad diaria que te corresponda.

Olvidar de moverse solo para su estética corporal sino para su salud:

¿Por qué no hablar de cómo una sana actividad deportiva ayuda a oxigenarse, eliminar toxinas y mantener nuestros tejidos activos para su buena regeneración?

Olvidar de descansar frente a una pantalla y volver a la lectura de un buen libro:

El descanso es fundamental para la regeneración, es mejor buscar una calidad de sueño olvidando nuestra dependencia a las pantallas (TV, ordenadores, móviles…), escuchando músicas relajantes y durmiendo sus 7-8 horas diarias. Meditando para eliminar las preocupaciones de la mente que te impiden descansar bien.

Cuidando los suministros (agua, oxígeno y nutrientes), la actividad física y el descanso estará en el camino del bienestar y permitirá a su cuerpo ser fuerte frente a todas las agresiones.

¿POR QUÉ NO COMENZAR A INFORMARSE?

¿Y POR QUÉ NO COMENZAR A CUIDARSE Y PREVENIR…?

Si no sabias por qué acudir a DeltaO2: es para que puedas enterarte de todo esto, y para que te ayudemos a cambiar tus hábitos de manera saludable.

Somos lo que bebemos… Beber la cantidad de agua que te corresponde previene Alzheimer.

Hay pocos artículos (no científicos) que promocionan el consumo de agua en la prevención de Alzheimer, y menos explican realmente el porqué. Saberlo es muy impactante:

El líquido cefalorraquídeo (LCR) e intersticial (el agua del cerebro que representa 83% de su volumen total) deberían de renovarse cada 5 a 7 horas. Su función principal es aportar un entorno en las neuronas con un pH regular y llevarse los desechos producidos por las células. No beber lo suficiente no permite la regularidad de renovación del LCR con consecuencia de mantener los desechos en el cerebro y fastidiar su equilibrio del pH (ácido-básico).

La escisión de la proteína precursora amiloide ya se produce antes de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y está misma podría evitarse si eliminamos los péptidos antes de que se agregan en placas bebiendo el agua que nos corresponde. (ver la publicación científica)

Súbete la aplicación BeWet que calcula el consumo de agua diario según tu peso, tu actividad física y el clima. Te recordará todo el día de beber para que llegues a tus objetivos. El respeto de este hábito participa en la prevención del Alzheimer.

Mañana les presentaré otra recomendación sobre porqué la proteína precursora amiloide se fragmenta sin riesgo o con riesgo de desarrollar la enfermedad.

Cuídate. DeltaO2 te ayudará.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
es_ESEspañol