Casi normalidad… con mascarillas peligrosas.

Ya hemos vuelto a más normalidad… aunque, todo el mundo con una máscara en la calle …

Desde nuestra experiencia y conocimiento del oxígeno, hemos advertido a menudo que el uso de la mascarilla puede tener efectos secundarios dramáticos en nuestra salud. Hoy en día, muchos estudios y publicaciones (en abril de 2021 se publicó un análisis de 44 estudios y 65 publicaciones científicas contra la mascarilla), no sólo confirman que no son tan útiles, sino que son peligrosas para nuestra salud. Puede que nos proteja de los virus (debilitando cada vez más nuestro sistema inmunitario, cuya función es), pero desencadena muchos otros problemas que acaban afectando incluso a los más resistentes. Estos dos fenómenos son la hipoxia (falta de oxígeno) y la hipercapnia (exceso de CO2).
Recientemente, un grupo de científicos españoles ha publicado sus aterradoras conclusiones en la revista DSALUD.

Mientras nos vemos obligados a guardar la mascarilla Es necesario prevenir la falta de O2 y sus dramáticas consecuencias en el organismo. DeltaO2 le da la oportunidad de hacerlo en Moncofar con sus cámaras hiperbáricas.

Contacto Whatsapp: 638 15 35 85

¿POR QUÉ NO INFORMAN PARA SANARNOS?

¿Cuándo se le ha explicado a la población que cada uno tiene la capacidad de reforzar naturalmente su sistema inmunológico en pocos días para los más pequeños o en pocas semanas los adultos?

Nuestro sistema de salud y seguridad social, de los mejores del mundo, nos ha llevado a un gordo problema. La gente disfruta ciegamente del servicio y se ha olvidado actuar con prevención. De hecho, los médicos desbordados ni tienen tiempo de aconsejar y ayudar a prevenir más que curar.

Existen muchos profesionales de salud que hablen de prevención, como nutricionistas, naturópatas, fitoterapeutas, que podrían realizar un inmenso trabajo de información y prevención al público y a la vez aligerar el trabajo de los médicos y sanitarios que están en el frente. Pero el público debe escuchar y confiar en estos especialistas, y sobre todo saber elegir sus lecturas, leer y aprender. Y más que todo ACTUAR.

¿Por qué no decirle a la gente que nuestro estilo de vida nos lleva a perder los equilibrios saludables de nuestro organismo (bacteriano, redox, pH, pro/antiinflam., O2…)?

La contaminación del aire, de la tierra y de nuestro cuerpo dificulta el suministro del oxígeno y de los nutrientes en cada una de nuestras células. Tenemos que levantar todos los obstáculos.

Por otro lado, el estrés y el miedo son inmunosupresores y generan, más que nada enfermedad, debilidad, ansiedad y sufrimiento mentales y físicos.

¿Por qué no hablar de la importancia de la calidad de nuestros pensamientos y de la conexión entre la mente y el cuerpo; de la fortaleza del amor y la compañía, que curan mucho más que el aislamiento y la desconfianza?

Olvidar de comer por comer, pero nutrirse:

¿Por qué no contar que comer productos industriales, procesados y refinados, es lo primero que destruye nuestras defensas inmunes? Por lo tanto, frutas y verduras crudas, locales y de temporada son la mejor manera de acumular rápidamente probióticos, reservas en vitaminas y minerales necesarias para la inmunidad, de restablecer el equilibrio de los pH del cuerpo, de luchar contra los radicales libres…

Que la eficacia de nuestro sistema inmunológico depende estrechamente de la calidad de nuestra flora intestinal y, por lo tanto, de la diversidad y calidad de lo que comemos. Nuestro mundo bacteriano interno trabaja constantemente para nosotros y debemos aprender a cuidarlo.

Olvidar de respirar por respirar, pero oxigenarse:

¿Por qué no hablar del bienestar inmediato que nos da caminar o estar en la naturaleza, fuera de toda contaminación, y para cargarse de bacterias beneficiosas tocando la tierra, las plantas, nadando en el mar?

¿Por qué no practicas ejercicios de respiración para reaprender a optimizar el suministro de oxígeno?

¿Sabías que la oxigenoterapia hiperbárica vuelve a dar a tus células el oxígeno que le hacía falta? Pero que también ayuda a la regeneración del organismo, al control de la inflamación y de los radicales libres.

Olvidar de beber por beber, pero hidratarse:

Deja de lado todas las bebidas (gaseosas, alcohol, tés y cafés) que te deshidratan más que te hidratan, tanto como lo puede hacer el agua mineral tomando la cantidad diaria que te corresponda.

Olvidar de moverse solo para su estética corporal sino para su salud:

¿Por qué no hablar de cómo una sana actividad deportiva ayuda a oxigenarse, eliminar toxinas y mantener nuestros tejidos activos para su buena regeneración?

Olvidar de descansar frente a una pantalla y volver a la lectura de un buen libro:

El descanso es fundamental para la regeneración, es mejor buscar una calidad de sueño olvidando nuestra dependencia a las pantallas (TV, ordenadores, móviles…), escuchando músicas relajantes y durmiendo sus 7-8 horas diarias. Meditando para eliminar las preocupaciones de la mente que te impiden descansar bien.

Cuidando los suministros (agua, oxígeno y nutrientes), la actividad física y el descanso estará en el camino del bienestar y permitirá a su cuerpo ser fuerte frente a todas las agresiones.

¿POR QUÉ NO COMENZAR A INFORMARSE?

¿Y POR QUÉ NO COMENZAR A CUIDARSE Y PREVENIR…?

Si no sabias por qué acudir a DeltaO2: es para que puedas enterarte de todo esto, y para que te ayudemos a cambiar tus hábitos de manera saludable.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
es_ESEspañol