Testimonio: MIASTENIA GRAVIS, enfermedad neuromuscular autoinmune crónica

La cámara hiperbárica como alternativa a lo que no funciona… Caso de MIASTENIA GRAVIS.

La Miastenia Gravis no es una enfermedad muy conocida. Sin embargo, muy invalidante ya que altera la transmisión nerviosa. Para saber más sobre está enfermedad (ver está página). Aquí queremos compartir el caso de una paciente de la Dra Johnstone (ver nuestro artículo anterior) del estado de Vermont en Estados Unidos, que llamaremos “Ann” para respetar su anonimato. Una mujer de East Hardwick de 67 años que, en julio de 2016, fue diagnosticada con miastenia gravis.

Durante los siguientes ocho meses, fue solo un a pesadilla“, dice Ann. Se puso muy débil y tuvo visión doble, y sus párpados se cayeron. Debido a que tenía problemas para tragar, sufrió una fuerte caída de peso y perdió el control de sus funciones corporales. “Estaba en mal estado… Realmente pensé que me estaba muriendo“, dice.

Durante meses, Ann tomó los medicamentos que le había recetado su médico, pero dice que solo empeoraron su condición. Una noche de diciembre, comenzó a vomitar, tuvo fuertes dolores abdominales y terminó en el piso del baño. Al día siguiente, en contra del consejo de su médico, dejó de tomar sus medicamentos por completo.

En enero, Ann probó TOHB en el centro Hyperbaric de la Dra Johnstone, por primera vez. Ella dice que su médico en el centro médico Dartmouth-Hitchcock lo “despreció”, y su esposo, un cirujano jubilado, parecía escéptico. Aun así, Ann empezó a ir tres veces a la semana. A fines de febrero, vio resultados prometedores.

Fueron solo unas pocas semanas y comencé a dar grandes pasos para sentirme mejor, informa Ann. Hoy, dice que continúa mejorando y dice que incluso su esposo que dudaba está convencido del valor de TOHB.

Fue absolutamente un milagro para mí, dice ella. “Recuperé mi vida… y no creo que estaría aquí hoy si no hubiera dejado de tomar el medicamento y tomado esta ruta“.

Si padece o conoce a alguien que tenga MIASTENIA GRAVIS, compartirle este testimonio.

Contactarnos: 638 15 35 85

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta